Finca Chaculá

La Casona de la Finca Chaculá y sus alrededores

Textos y fotos por José Mata

Suíguenos en Facebook

Mapa a Chaculá

Mapa extraido de Google Earth con destino final La Casona y alrededores

Algunos datos de interés de La Casona: Finca Chaculá

Sitio web: Finca Chaculá

Coordenadas: latitud: 15.974577; longitud: -91.650697

Altitud aproximada: 1,421 msnm

Ubicación: Nentón, departamento de Huehuetenango

Ruta asfaltada: marcadas en azul y roja hasta llegar a La Casona 

Vista de La Casona en un amanecer del mes de noviembre. Este es el lugar ideal de alojamiento para los viajeros que deciden visitar la finca Chaculá y sus alrededores. Luego de 9 horas de viaje, desde la ciudad de Guatemala, en carretera totalmente asfaltada, llegamos a La Casona. Hospedaje que que vendría a ser nuestro centro de operaciones.  La Casona pertenece a la finca Chaculá, la cual es propiedad de una comunidad de lugareños provenientes de diferentes lugares cercanos. La ubicación de la finca se extiende en las estribaciones de la Sierra de Los Cuchumatanes de Huehuetenango a una altura aproximada de 1,400 msnm.

Hay muchos destinos en los alrededores de la Casona dignos de ser visitados, tanto por un simple atractivo de belleza natural como por aspectos culturales. Entre los principales lugares de atractivo turístico destacan los dos cenotes sagrados de Candelaria, el bastante conocido Cimarrón, varios lugares con vestigios arqueológicos, pinturas rupestres, el nacimiento del río Lagartero, la laguna Yolnajab o Laguna Brava y otros más. Mayor información de estos lugares se consigue en el sitio oficial de la finca Chaculá donde podrán consultar no sólo las varias excursiones que se pueden emprender desde La Casona, sino también los precios y otros datos muy útiles para el viajero.

Muy cerca de La Casona tenemos un tupído bosque que rodea una laguneta. En los alrededores de la laguneta ya podemos empezar a distinguir vestigios de la civilización maya. De hecho, fue en la Casona de la finca de Chaculá donde el alemán Gustavo Kanter vivió y logró, con mucha paciencia, conformar una valiosa colección de piezas mayas encontrados en lugares cercanos y lejanos en torno a la finca. La historia de don Gustavo y su finca es apasionante y trágica; el lector la puede consultar bajando de la web el pequeño  libro de don Carlos Navarrete (1975) que narra que sucedió ahí y muestra varias de las piezas arqueológicas que otrora ahí residieron.
_IGP9523

Bajo el amparo del tupido bosque donde está la laguneta se encuentra un temascal (baño de vapor) donde los anfitriones ofrecen al viajero la experiencia única de tomar uno de dichos baños. La vivencia que se experimenta al convivir y ser atendidos por los nativos en La Casona de la finca Chacula es de lo más reconfortante. Sus cortesías con el viajero son insuperables. Esta posada campestre sobrepasa con mucho a los servicios de los hoteles tradicionales, incluyendo a muchos que se hacen llamar ecológicos. Los mismos lugareños, originarios en su mayoría de la etnia Chuj, mencionan en su sitio oficial de la web la razón de estar ahora en dicho lugar:

“Somos una comunidad de 210 familias originarias de diferentes lugares del departamento de Huehuetenango. En los años 80, al surgir el conflicto armado interno que golpeó al país y nuestro departamento en particular, tuvimos que salir al exilio hacia México quien nos dio refugio. Allí, estuvimos con muchas carencias y nostalgia de nuestra tierra pero con mucho apoyo de nuestros hermanos mejicanos y de la comunidad internacional, adquiriendo experiencias nuevas y mayor capacidad organizativa. En enero 1994, decidimos retornar a Guatemala y gracias a un crédito otorgado por FONAPAZ, pudimos adquirir la finca Chaculá. Después de los primeros años dedicados a atender las necesidades básicas de nuestras familias y de nuestra comunidad, decidimos  iniciar un proyecto de turismo rural comunitario (solidario) sostenible que permita no solo crear varios empleos y generar ingresos para futuros proyectos de beneficio comunitario sino también mantener el patrimonio natural, histórico y arqueológico que nos toca ahora preservar.” 

 
_IGP9614 El comedor tiene un gran mesa de madera sólida, adecuada tanto para disfrutar las comidas como para extender prolongadas conversaciones en grupo; y como ya hemos señalado, pero lo volvemos a señalar, el servicio brindado por los lugareños es excelente. los precios ya incluyen el desayuno, y a pedido de los viajeros se brinda la cena y el almuerzo, si así es requerido. La Casona cuenta con su propia cocina, de la cual salen ricos platillos muy acordes con el lugar.
_IGP9652 Dejamos La Casona y después de viajar en auto una media hora, por el camino asfaltado, llegamos al cruce que conduce a la aldea Chacaj. De ahí se emprende en terracería la ruta hacía los cenotes sagrados. Faltando ya poco para el tramo final que nos llevará a las lagunas, como también aquí les llaman a los cenotes, nos encontramos con este rótulo muy simpático. ¿Que le sugiere al lector eso de que la llave está en La Casa Blanca?
Aquí tenemos una vista parcial del cenote más grande. Ambos manantiales están muy cercanos uno del otro y comparten el mismo nombre de Candelaria, son considerados aguas sagradas para los nativos del lugar. Es posible bajar al agua y bañarse en ellos, aunque siempre es recomendable seguir las indicaciones de los guías que nos acompañen. La profundidad del cenote es considerable, fácil alcanza un poco más de los 30 metros. La vegetación que los rodea corresponde al tipo de bosque chaparral espinoso. El color de las aguas cambian con el paso de las horas, tal y como se puede comprobar comparando las siguientes fotografías.
Pan Cenote5 Ahora tenemos una vista más panorámica del mismo cenote anterior. Puede notarse como ha cambiado el tono azulado de sus aguas. Consultar en video clip de los centones para más información visual sobre estos cenotes, que por cierto son poco conocidos y todavía menos bien documentados. En todo el camino y durante nuestra estancia que duró poco más de cuatro horas no encontramos ni un solo ser humano por los alrededores, lo cual nos da una idea de la tranquilidad y soledad que por aquí se respira.

Ahora vemos, en la foto de arriba, al hermano menor de los cenotes de Candelaria. Un tanto más pequeño que el cenote mayor. El colorido es semejante y de nuevo sujeto a los cambios de luz del día y los vientos. Nos comentaba nuestro inteligente guía de lo común que son estos cambios de colorido y como en ciertos momentos las aguas se vuelven tan reposadas que parecen un espejo del cielo. Además, también nos explicó que el nivel de agua del manantial sube o baja y que pareciera ser que el cenote grande se comunica en forma subterránea con este menor.

Otra vista del hermano menor de los cenotes Candelaria, ahora ya con sus aguas mucho más reposadas. Como se comprueba la coloración ha cambiado también, lo cual puede suceder en cuestión de minutos. Guatemala cuenta con varios cenotes, sobre todo ubicados en los departamentos de Petén, Alta Verapaz y Huhuetenango. Aquí damos el enlace a otro de los escasos video clip de los cenotes de Candelaria. Explorar y disfrutar más a fondo este par de mantos acuíferos nos puede llevar fácil todo el día, pero también media mañana o tarde en una inspección más presurosa.
_IGP9908 No muy distante de los cenotes Candelaria se encuentra el famoso Cimarrón. Este también es un cenote, pero seco. Tal como se puede apreciar en la fotografía, su fondo carece de agua y en su lugar se encuentra un tupido bosque. Las dimensiones del cenote son gigantescas y por tal razón provocan una impresión mayúscula, entre admiración y pánico. Cuenta con aproximadamente 170 metros promedio de diámetro y una profundiad estimada en alrededor de los 150 metros; sin embargo, hay quienes le atribuyen un mínimo de 400 metros de profundidad. Para llegar al mismo es necesario, a partir de la carretera asfaltada, emprender una caminata de una hora aproximadamente. Está a una altitud cercana a los 1,600 msnm y es posible sin mayor esfuerzo darle la vuelta completa a la circunferencia que definen sus contornos. Una narración muy emocionante de un equipo de profesionales que descendieron a su suelo la encontramos en XplorandoGuatemala. No hay datos precisos de en que año se llevó a cabo este descendimiento, aunque la narración nos indica que fue en el mes de marzo.
_IGP9915 Sumamente peligroso es acercarse mucho a los bordes del precipicio que conforman el Cimarrón. Imposible encontrar una ruta a pie para descender al fondo del mismo; se requiere equipo especializado, propio de los escaladores, y aún a estos le causa dificultad emprender el descenso. Las paredes del Cimarrón forman un ángulo de 90 grados respecto a la superficie de su fondo; en otras palabras, desde cualquier lado que nos aproximemos al inmenso hoyo encontraremos un pronunciado precipicio.  Entre las diferentes leyendas tejidas en torno a este gran cenote se cuenta con la clásica de que en su fondo está escondido un apetecible tesoro. Esto ha motivado sin duda a muchos a tratar de descenderlo, pero por supuesto, el supuesto tesoro nunca ha aparecido.
Pan Cimarrón4 Otro atractivo durante toda la subida al Cimarrón, también palpable tanto en la cumbre como en sus alrededores, son las curiosas formaciones rocosas que abundan por doquier. Por lo general, las piedras, sean grandes o pequeñas, presentan caprichosos contornos y tamaños, en muchos casos con perforaciones cilíndricas casí perfectas, que a veces semejan cuencas de ojos vacíos.
Cimarrón Video Este breve vídeo/clip nos da una idea aproximada de las gigantescas dimensiones del Cimarrón. En YouTube se pueden encontrar otros vídeo-clips similares que nos muestran al Cimarrón.
_IGP9500

Así pues, es desde La Casona el lugar ideal para emprender múltiples excursiones que incluyen, como acabamos de ver, a los cenotes sagrados de Candelaria y al Cimarrón. Sin embargo, ya lo dijimos y lo volvemos a repetir, son muchos los lugares de interés que hay pendientes para disfrutar, aprender y explorar. Lo ideal sería una permanencia en este sitio de al menos una semana completa. Para tales fines, no deje de consultar el sitio oficial de la Finca Chaculá. Si se viaja en un grupo de 5 o más personas no vacile en alquilar toda la casona que como se puede comprobar en el sito web de la misma ofrece muchas ventajas y precios muy favorables.

Regresar Página Principal

Síguenos en Facebook

 


Comentarios

5.Mario L. García(no registrado)
Tengo planificado salir el Lunes 10 de Abril, voy preparado para acampar en la laguneta. Espero verles en una semana
4.Roberto Flores Arzú(no registrado)
Felicitaciones por tan buena página y la excelente presentación del lugar. No había visto algo tan profesional para nuestro turismo rural. Haré lo imposible por visitarles este año y llevar colegas científicos que quieran aportar algo también.
No hay comentarios publicados.
Cargando...