Rutas: así es Guatemala | Amanecer desde Tzununá

Amanecer desde Tzununá

Ensayo fotográfico por José Mata

dvd07042177dvd07042177

La fotografía de arriba capta, minutos antes del inicio del amanecer, la panorámica que se contempla desde el hotel Lomas de Tzununá. Muy cerca de éste hotel está la pequeña aldea de Tzununá, juridiscción del poblado de San Pedro, muy poco conocida; pero, sin embargo, con fuerte infraestructura turística en sus alrededores. Los paisajes que se contemplan desde la aldea de Tzununá y sus alrededores son impresionantes. La fotografía nos da la impresión de que estamos viendo tres volcanes, cuando en realidad son sólo dos. Los primeros dos picos corresponden al volcán Tolimán, mientras el tercero viene a ser el volcán Atitlán. Este tipo de fotografía necesariamente requiere de trípode dado el largo tiempo de exposición para capturar las imágenes a esta hora.

dvd07042170dvd07042170

Esta nueva foto está tomada pocos minutos después de la mostrada en el cuadro anterior. Uno de los mayores placeres a disfrutar estando en el lago de Atitlán es contemplar durante períodos prolongados de tiempo los cambios en el paisaje. Muchos turistas y lugareños se reúnen para apreciar el paisaje sobre todo durante los momentos del amanecer y el atardecer. Son incontables los lugares y miradores desde donde podemos relajarnos con dicho espectáculo. Para quienes deseen consultar más sobre algunos miradores de Atiltán, acudir a esta página.

dvd08012248dvd08012248_IGP2712c.tif Volcán San Pedro visto desde Tzununá, Atitlán, Sololá, Guatemala

Volcán San Pedro visto desde las riberas del poblado de Tzununá, tomado alrededeor de las 9:30 am. Note como las texturas, manifiestas en las grietas del volcán, resaltan brindando mucho detalle. Lo anterior se puede lograr de esa manera siempre y cuando estemos fotografíando en un día claro, con poco enrarecimiento del aire, y no después de las 11:00 am, ni antes de las 4:00 pm. En ese intervalo de tiempo las texturas se pierden. Es decir, si buscamos texturas tratemos de evitar esas horas. Por supuesto, esas horas se prestan para otro tipo de efectos.

dvd08012263dvd08012263_IGP2712c.tif

De nuevo estamos en las primeras horas del amanecer, no antes de las 7:00 am. Podemos contemplar una pequeña parte en lo alto de la aldea de Tzununá (extremo derecho al medio) así como su pequeña bahía al pie de las montañas. La mayoría de paisaje se realiza en esas primeras horas o últimas del día porque llevan inherente una sensación de calma y misterio. aparte, por supuesto, de prestarse a muchas variaciones en el color y resaltar las texturas.

dvd07042172dvd07042172

De nuevo pero ahora unos pocos minutos después del amanecer volvemos a contemplar la bahía del poblado de Tuznuna situada al pie de una gran montaña. La foto del cuadro anterior al compararla con la de arriba nos permite apreciar como cambian en poco tiempo las luces que iluminan los contornos y las aguas del lago. Las horas mágicas son las primeras de la mañana y las últimas de la tarde, preferible durante los meses de noviembre a febrero, cuando se presentan los cielos más despejados.

dvd08022363dvd08022363_IGP2712c.tif

La aldea de Tzununá vista de frente y fotografiada ya avanzada las primeras horas de la mañana; es decir, cercanos al medio día. Note como las luces se tornan más intensas y las montañas que envuelven a la pequeña aldea empiezan a perder detalle en sus texturas. Para comprobar lo anterior, compare esta foto con las fotos anteriores.

Regresar a página principal de: Rutas Así es Guatemala